¿Qué puedes recibir en tu vida cuando estás agradecido?

Estamos justamente situados en uno de mis temas favoritos en todo lo que tiene que ver con felicidad y bienestar integral. La gratitud para mí es un valor sumamente importante y tiene mucho que ver con la historia de Contento, pues resulta que nuestro fundador, Jorge Aurelio Corchuelo, mi abuelo, fue un hombre que vivió en gratitud a lo largo de su vida y le enseñó a sus hijos y nietos que este, más que un valor, es una forma de vivir y habitar este mundo. Nunca olvido las anécdotas de mi padre Fernando Corchuelo de la manera en que mi abuelo les enseñó a agradecer a las personas que habían hecho algo bueno por ellos mientras estuvieran vivas, y no esperar a que faltaran para agradecerles.

Por eso, en honor a ese hombre que nos inculcó el ser agradecidos en todo momento, en Contento celebramos durante este el mes de la gratitud y hemos institucionalizado el 23 de abril como uno de los días más importantes de la compañía: el Día de la Gratitud, fecha en la que nació Jorge Aurelio Corchuelo. Con esta celebración, honramos esta tradición que mi abuelo nos dejó a hijos y nietos, y con este artículo en este mes queremos homenajear su legado.

Son incontables los beneficios que la gratitud tiene en nuestra vida, sobre todo si nos referimos a nuestros niveles de bienestar integral y felicidad. Es un valor que ayuda a elevar nuestras emociones positivas y que sean más predominantes que aquellas negativas, además genera que nuestro ratio de positivismo sea mucho mejor cada día.

¿Sabías que la ciencia que estudia la felicidad se ha encargado de estudiar los beneficios que trae el agradecer? Acá te comparto los beneficios más importantes según la Psicología Positiva. Y ojo, quiero primero aclarar que la gratitud no se trata simplemente de dar un “gracias”, sino de un sentimiento positivo que se presenta en nosotros cuando tomamos consciencia de algo que hemos recibido de otra persona, del universo o de Dios e, incluso (y muy importante), de nosotros mismos.

El principal beneficio se trata de que nos permite disfrutar de todas las experiencias positivas de nuestra vida, cuando somos conscientes de que están allí y nos sentimos agradecidos por eso.

En segundo lugar, fortalece la autoestima, pues la gratitud nos permite mirar con compasión y conciencia todo lo que nos ocurre. Al mirarnos con mayor compasión y amor, nuestra autoestima eleva sus niveles. Nos permite ver nuestras virtudes y la belleza de las cosas que nos rodean.

En tercer lugar, reduce el estrés y el trauma y proporciona paz interior. Muchas veces nos sentimos decepcionados o angustiados por episodios de nuestro pasado, haciendo que vivamos desde el resentimiento, el miedo y la frustración. La gratitud, sin embargo, nos permite reconocer lo valioso de nuestro pasado, valorando las experiencias positivas, y los aprendizajes y oportunidades de las menos positivas.

En cuarto lugar, incrementa la resiliencia, pues al estar agradecidos valoramos las experiencias “negativas” de nuestro pasado por los aprendizajes que nos dejaron, y aprendemos a vivir desde la felicidad y en gratitud por nuestro presente.

Otro de sus beneficios es que nos ayuda a fortalecer y construir relaciones sociales. Esto se da porque cuando vivimos desde la gratitud estamos más enfocados en nuestro presente. Cuando nos instalamos más en el presente que en el futuro, somos personas más optimistas y valoramos más a los demás, la queja y la posición de víctima empiezan a desaparecer de nuestra vida y vivimos más felices. ¿Y a quién no le gusta estar rodeado de gente feliz?

Además, la ciencia nos habla de la importancia de ser agradecidos todos los días y no solamente en una fecha especial, sino que sea un hábito que interioricemos y lo hagamos parte de nuestra cotidianidad.

Una de las estrategias que más me ha funcionado para convertir la gratitud en un hábito diario es sentarme a pensar cada día en todas aquellas cosas, situaciones, personas, momentos por los cuales estoy agradecida, iniciando por las cosas más vitales como mi respiración, mi cuerpo, mi salud, hasta aquellas que han llegado a mi vida como mi esposo, mi hogar, mi cama, mi carro, mi trabajo, mi equipo de trabajo en Contento. Notarás cómo cada día vas a empezar a tener una actitud diferente frente a las cosas y situaciones que te pasan, frente a todo aquello que siempre ha estado ahí y que quizá a ti ya se te convirtió en una trivialidad.

Para practicar este ejercicio siempre tengo un diario de gratitud (que lo puedes conseguir en este link) en el cual voy escribiendo todo aquello por lo que me siento agradecida. Si hoy tuviste un gran día, agradece por ello; si te felicitaron en tu trabajo, agradece por ello; si aprendiste algo nuevo, agradece por ello; si llegaste a casa y encontraste a tu familia y una comida caliente, agradece por ello. Cuando nos enfocamos en lo que tenemos y no en lo que nos falta, la vida se vuelve más hermosa, cambiamos de perspectiva y nos abrimos a la abundancia. Recuerda que en lo que te enfocas, se expande. Si te enfocas en la carencia, es lo que se expandirá en tu vida. Por el contrario, si te enfocas en la abundancia que hay en tu vida (y no hablo solo de lo material, porque la abundancia es todo: las relaciones, los amigos, las ideas, el amor, el trabajo), eso mismo será lo que se expanda. La gratitud es como cualquier deporte, en la medida en la que más practiques este hábito, más fácil será para ti y la desarrollarás con naturalidad.

Cuéntame en los comentarios porqué te sientes agradecido el día de hoy. Me encantaría leer tu motivo hoy para agradecer.

Recuerda que en este link  puedes adquirir nuestro diario de gratitud para que todos los días encuentres esas pequeñas razones para agradecer.

Te comparto una meditación de gratitud profunda como un regalo para ti.

Please follow and like us: