Del trabajo en equipo al espíritu de grupo

A lo largo de la vida laboral hemos escuchado hablar en todos los espacios acerca del famoso “trabajo en equipo” y existen muchos escenarios como talleres, charlas, conferencias e, incluso, teorías en las que se nos enseña acerca de su importancia.

Desde el proceso de felicidad y cultura organizacional de Contento hemos venido trabajando, a partir de leer el texto “Equipos triunfadores” de Mark Miller en un tema que va mucho más allá del trabajo en equipo, para pasar a hablar acerca del espíritu de grupo, un concepto que abarca el ser, el propósito, la comunicación al interior del equipo y, muy especialmente, el liderazgo, no solo del líder como tal sino de cada uno de los integrantes.

El espíritu de grupo, como su nombre lo indica, hace referencia a una sinergia dentro del equipo, una especie de compenetración tan fuerte que este grupo de personas terminan convirtiéndose como en una familia, es decir, que se logra conocer la vulnerabilidad del otro, sus sueños y miedos, y en este mismo orden de ideas, el ego queda lejos de la ecuación. Uno de los factores principales que refuerza el espíritu de grupo o de equipo (como se le denomina en algunos escenarios) es que todos tienen clara la meta que tienen como equipo y van tras ella. Esa sinergia como grupo se evidencia cuando el esfuerzo colectivo es superior a la suma de los esfuerzos individuales de cada uno de los miembros.

El espíritu de grupo al interior de los equipos ha demostrado que, con este factor diferenciador, pueden llegar a convertirse en equipos de alto rendimiento gracias a la unión que logran desarrollar como grupo y, en gran medida, gracias a su líder, quien es capaz de generar estos espacios de relacionamiento y confianza entre todos los miembros.

Es, además, de suma importancia que al interior del equipo el líder se permite manifestar su vulnerabilidad, es decir, sus miedos, emociones y frustraciones, desmitificando la creencia de que el líder es un súper héroe y reafirmando que entre todos necesitan apoyo para salir adelante y cumplir la meta trazada como equipo. Acá es fundamental comprender también que las distintas clases de personalidades y la complementariedad de habilidades equilibran la dinámica grupal y permite que se compensen debilidades y fortalezas, por lo cual no se le debe tener miedo a la diferencia para favorecer el espíritu de grupo.

Ahora, ¿cómo saber si existe espíritu de grupo al interior de tu equipo de trabajo? Una de las claves para identificar si se cuenta con esta característica es si cuando existe un problema personal o laboral en alguno de los miembros del equipo, esta persona acude al líder o a otra persona que haga parte del mismo buscando apoyo o, por el contrario, busca apoyo de alguien afuera o de otros equipos. Este es uno de los indicadores que permite determinar qué tanta confianza y relacionamiento existe al interior.

Si se logra lo anterior, se comprende entonces que dentro del equipo no existe la competencia sino la cooperación y el logro de uno es el logro del equipo. Es una mirada que busca la colectividad por encima de la individualidad.

En Contento Cultness hemos desarrollado algunas herramientas prácticas y poderosas para favorecer el espíritu de grupo, que podrás encontrar en este enlace y si quieres profundizar mucho más en este tema, puedes contactar a nuestro equipo Cultness en: https://cultness.com/contactanos/

 

Please follow and like us: