Si hay un deber que tienen las empresas es el de tener muy claro el factor diferencial y en el cual se basa su modelo de negocio como organización. En el caso de Contento BPS se ha definido una estrategia muy clara del negocio que es al mismo tiempo el factor que la diferencia frente a las demás compañías del sector, y este es el modelo basado en la cultura de felicidad que hemos implementado y difundido desde la dirección de la organización y al cual los líderes se encuentran muy adheridos, así como el resto de integrantes de la compañía.

Este factor se ha convertido a su vez en eso que vendemos a nuestros clientes a la hora de ofrecerle nuestros servicios como contact center. Lo que ocurre en la organización es muy diferente cuando el modelo de cultura de felicidad se convierte en ese diferencial y eso lo hemos podido comprobar de primera mano al interior de Contento.

Si nos remitimos a los procesos de la organización, entenderemos que, cuando se tiene un modelo organizacional basado en la cultura de la felicidad, áreas como la de gestión humana no son solo un proceso de apoyo sino también uno estratégico para la compañía, pues a la larga es lo que le estamos ofreciendo a nuestros clientes. El marco de felicidad y cultura da la línea para el direccionamiento estratégico, es decir, todos los procesos se basan en las directrices que se dan a partir de este marco, haciendo que todo crezca y se transforme alrededor del modelo.

Dentro de Contento el modelo de felicidad es la estrella principal, y siempre se está propendiendo porque cada vez se vuelva más exigente y que los líderes vivan y practiquen la cultura organizacional ya que es ahí donde se mantiene sólido el sistema, porque si estos no se involucran el modelo puede llegar a verse afectado e incluso, a fracasar.

A partir de la experiencia y de los errores que cometimos, hoy en día para Contento, una de las premisas más importantes es que los líderes deben ser los primeros seguidores y creyentes de este modelo, pues de nada sirve que desde la dirección se implementen planes y proyectos, se realicen esfuerzos y se destinen presupuestos, si el equipo de los líderes no cree en esto para hacerlo llegar a la base operativa de la organización. En esa medida, es fundamental que el direccionamiento estratégico enfocado en la cultura de felicidad organizacional siempre le apunte a trabajar, en primera instancia, con los líderes y jefes de área sobre la importancia y los beneficios de la apuesta que hace la organización en esta materia. Para nosotros fue un proceso que implicó tiempo y también fue uno de los más grandes errores que tuvimos desde la estrategia en un principio (lee aquí los errores que cometimos al implementar este modelo);  sin embargo, el camino nos ha llevado a aprender de los errores y a hacer las cosas mejor.

La invitación hoy es a que empieces a hacer consciencia de la importancia de trabajar la felicidad en la organización. Creemos que no es simplemente una opción sino un deber que tenemos las empresas y que alcanza a tener unos frutos muy positivos impactando importantes indicadores. Desde allí, la felicidad al interior de la organización se empieza a percibir como una inversión con retorno y no como un gasto.

Si sientes que esto resuena contigo y deseas aprender más, contamos con un equipo profesional que te puede guiar en este proceso.

Please follow and like us: