Tips para identificar tus debilidades como lider

Tips para identificar tus debilidades como líder

Si hay un factor que determina a los equipos de trabajo se trata del líder que estos tienen. Tal y como lo menciona el texto El capitalismo consciente: liberando el espíritu heroico de las empresas, si los líderes sirven al propósito de la organización, apoyan y promueven a los integrantes de sus empresas y tienen claro que la rentabilidad debe mirarse como un bien social que contribuya positivamente, entonces serán capaces de generar valor para todos los públicos y grupos de interés de la organización, empezando por sus empleados.

“Los líderes conscientes muestran en abundancia muchas de esas cualidades que más admiramos en los seres humanos ejemplares. Suelen encontrar gran alegría y belleza en su trabajo, y en la oportunidad de servir, liderar y ayudar a forjar un mejor futuro. Debido a que están viviendo su vocación, son individuos auténticos que desean compartir su pasión con los demás. Son muy dedicados a su trabajo, el cual los recarga y da energía en vez de agotarlos.”

Más allá de la verdad de estas ideas, hay una en particular en la que creo y es en la de la autenticidad de los líderes, idea en la cual se basa este artículo. El ex CEO de Medtronic (la mayor empresa de tecnología sanitaria), Bill George, no lo pudo haber expresado mejor: “Un gran liderazgo es un liderazgo auténtico. Y la autenticidad no es una característica, es quien eres. Significa saber quien eres y cuál es tu propósito.”

Y saber quién somos implica reconocer con la misma aceptación nuestra oscuridad y nuestra luz. Los líderes debemos hacer un ejercicio consciente de reconocer nuestras debilidades, pues no es menor la responsabilidad que llevamos a cargo: liderar equipos y llevarlos a descubrir y potencializar sus talentos. Esto implica que primero que todo debemos trabajarnos a nosotros mismos, reconocernos vulnerables, saber que tenemos debilidades y trabajar para mejorarlas.

En este artículo te dejé algunas ideas clave sobre la importancia de que seas un líder consciente y las implicaciones que esto trae en tu organización. Si quieres leer más, ve a este artículo.

Por eso, en este artículo voy a compartirte algunos tips e ideas para que puedas identificar tus debilidades como líder, y a partir de ellas empezar a trabajarlas para entregar lo mejor de ti a tu equipo:

  • Buscas ser el protagonista.
  • No le permites a tu gente crecer.
  • Sufres de exceso de control, todo tiene que ser aprobado por ti.
  • Si no puedes estar, se cancelan las reuniones.
  • Tienes un grupo dividido.
  • No sabes nada de la vida personal de tu equipo.
  • Alta rotación en tu equipo de trabajo, la gente se va a veces de la empresa incluso por menos dinero.
  • Te cuesta aceptar delante de tu equipo que te equivocaste.
  • Si no sabes algo, te cuesta pedir ayuda.
  • No eres capaz de mostrarte vulnerable ante tu equipo.
  • Crees que haces mejor el trabajo que los miembros de tu equipo.
  • No fomentas espacios o conversaciones diferentes a lo laboral.
  • Echas culpas cuando algo sale mal.
  • Llamas la atención en público.
  • Te cuesta delegar.
  • Sientes miedo a que algún integrante de tu equipo sea reconocido por otro líder o alguien por encima de tu cargo.
  • Crees que tienes que mostrarte fuerte y estricto para que la gente funcione.
  • No hay buena comunicación entre los miembros de tu equipo.
  • No promueves que salgan nuevas ideas de los miembros de tu equipo: propuestas, mejoras en los procesos, etc.
  • Los integrantes de tu equipo sienten miedo para comunicarte alguna idea o desacuerdo.
  • Tienes un estilo de liderazgo autoritario.
  • No confías en tu equipo.
  • Buscas un reconocimiento personal, sin reconocer el trabajo de tu equipo y que esos logros son por el trabajo de todos.

Ahora quiero invitarte a que tomes lápiz y papel e indiques cuáles de estas creencias o comportamientos están en ti y hagas una evaluación de cómo puedes empezar a trabajarlas. Recuerda que esto se da paso a paso, un líder nunca es una construcción completa, es necesario trabajarse permanentemente, pero para ello el primer paso es el reconocimiento.

Cuéntame en los comentarios qué aspecto te gustaría trabajar y puedo dejarte algunas ideas.


Consciencia: la revolución del liderazgo

Consciencia: la revolución del liderazgo

El ser humano es una construcción permanente de todas las cosas que pasan en su vida. No solo permanente, sino interminable. Los problemas y las adversidades mismas nos forman, forjan nuestro carácter y definen de alguna manera lo que somos, cómo actuamos y de qué manera nos comportamos.

De hecho, gran parte de nuestros comportamientos hoy durante la adultez tienen su raíz en situaciones, episodios y momentos que vivimos durante nuestra infancia, de los cuales en muchas ocasiones no somos plenamente conscientes. Es común escuchar, incluso dentro de las mismas empresas expresiones como “esta persona es muy dura” o “es excesivamente controladora”. Uno de los primeros aspectos que debemos tener en cuenta es que, en su mayoría, el origen de los comportamientos que originan estas expresiones se haya en las heridas que esta persona tiene desde su infancia y que únicamente se pueden sanar haciendo consciencia de ellas y trabajándolas.

Por eso decidí titular este artículo consciencia: la revolución del liderazgo. Y permítanme aclararles un poco más esta idea. Hoy en día la gran diferencia en los equipos de trabajo la marcan los líderes, sin importar si estamos hablando de desempeño, productividad, comunicación, relacionamiento o sentido de pertenencia en los miembros de un equipo. El líder es una pieza clave que puede impulsar y potencializar a su equipo tanto en cuanto esté dispuesto y sea capaz de descubrir e impulsar sus talentos.

Un líder consciente y que está en la capacidad de ver y reconocer las heridas que tiene por sanar, de identificar cuáles con sus miedos cuando se enfrenta a sus labores, de ir a su origen y entender ciertos comportamientos, sin duda será capaz de encontrar su mejor versión y podrá llevar a su equipo también a serla, identificando el potencial que pueden alcanzar.

En este artículo anterior cuento acerca de mi propio proceso de sanación y transformación personal para sacar la mejor versión de mí y entregarla a mi equipo

El libro guía Capitalismo Consciente, escrito por John Mackey y Raj Sisodia, establece 4 pilares fundamentales en las organizaciones para ejercer un capitalismo consciente. Uno de estos 4 pilares y quizá el más importante se trata del “liderazgo consciente”, y es que como lo plantean los autores en este texto mejores líderes hacen también del mundo un lugar mejor.

“El liderazgo consciente es quizás el elemento más importante del Capitalismo Consciente. Sin un liderazgo consciente, poco más importa. La mejor y más consciente organización puede ser llevada por mal camino e incluso destruida si contrata o promueve el tipo equivocado de líderes”.

Un liderazgo consciente debe estar marcado y determinado por líderes que sean capaces de inspirar a sus equipos, de mostrarse humanos, de saberse vulnerables, de reconocer sus faltas y trabajar en ellas, de empoderar a su equipo y llevarlos a descubrir sus talentos y propósito, de trabajar por un bien común no movido por el deseo de poder y dinero, sino por un propósito.

Al final, quiero dejarte esta reflexión: liderar es una cuestión de cambio y transformación.

Si eres un líder, ¿qué tanto estás potencializando los talentos de tu equipo?

Si no lo eres, ¿qué cambio y transformación está propiciando tu líder en ti?


¿Y si hablamos de amor en las organizaciones?

¿Y si hablamos de amor en las organizaciones?

Una de las grandes “mentiras” que nos hemos creído en el ámbito organizacional es esa idea de que la vida personal hay que dejarla por fuera del trabajo y que los problemas no deben ser llevados a la esfera laboral, sino dejarlos totalmente al margen de ella.

Esta idea ha traído daños y consecuencias enormes a lo largo del tiempo y una de ellas es que las personas deben ponerse máscaras y, de cierta manera, perder su autenticidad para poder encajar en ese sistema. Otro de los años de esta idea que se ha instaurado en nuestro contexto es que en muchas empresas hay un temor generalizado por hablar de amor, felicidad y familia, todos estos conceptos inherentes al ser humano. Desde las empresas debemos trabajar por reconocer esas realidades en la vida de nuestra gente, lo que las personas viven dentro sus casas es importante para ellos y debe serlo para nosotros como líderes porque todo eso hace parte de la integralidad del ser humano. Es importante que desde las empresas hagamos consciencia de que estas están conformadas por personas que tienen una vida familiar, espiritual, intelectual, laboral y emocional y que es imposible pretender separar esas partes.

Tal Ben Shahar, experto en psicología positiva y creador de la cátedra de felicidad de Harvard, acuñó un modelo con 5 elementos para esto que describe que la felicidad es un todo compuesto por la integralidad del ser humano y que dichos elementos deben estar en armonía. Es así como el modelo SPIRE define que el ser humano es feliz cuando tiene un equilibrio entre lo espiritual, físico, intelectual, relacional y emocional.

Esto lo entendimos en Contento BPS después de haber estudiado diferentes corrientes y teorías de la felicidad, pero sobre todo después de haber escuchado a nuestros integrantes. Y empezamos a romper esos paradigmas y miedos, trayendo a nuestra organización un concepto tan grande y transformador como el AMOR. Estamos convencidos de que el amor es una fuerza movilizadora de la humanidad, nos impulsa a hacer lo extraordinario, a actuar con benevolencia, a buscar el bienestar del otro y a dar lo mejor de nosotros.

Cuando miramos al otro con amor, no miramos las diferencias que tenemos, sino que nos observamos como una misma unidad, es por eso, que considero que es muy importante abrirle las puertas al amor para evolucionar nuestra especie y pensamiento y sobre todo, empezar a hacerlo y a llevar esta idea al interior de las organizaciones. Así mismo, el amor al fin y al cabo es nuestra esencia, de donde parte la vida misma, debemos aprender a conocerlo, sentirlo, observarlo de forma completa y no de una forma romántica o emocional sino descubrir que el amor es una energía muy fuerte que transforma en todos los aspectos.

En el año 2020 en Contento quisimos darle protagonismo a este valor, esta fuerza, que es al mismo tiempo una de las máximas virtudes teologales. Esta vez, nuestra planeación anual de felicidad y cultura tuvo como nombre “Somos amor”, no era un reto fácil porque la palabra es tan inmensa como su significado, así que decidimos trabajarla desde 4 enfoques a lo largo del año:

  • Primero: el amor propio. Aquí nos dedicamos a trabajar la autoestima y a que las personas se amen más reconociendo sus virtudes, pero también sus caminos.
  • Segundo: el amor por lo que hacemos. Esto es, encontrar, un sentido y un propósito en lo que hacemos que nos ayude a amarlo y a hacerlo con pasión.
  • Tercero: el amor por lo que somos, la empresa, grupo de trabajo y compañeros.
  • Cuarto: el amor que damos al mundo. Es importante cultivar el amor propio, pero también lo es el amor que damos a los otros a través de nuestros actos, palabras y el bien que somos capaces de hacer. Aquí entran los valores de la compasión, la empatía y la ayuda a los otros.

La invitación es a que desde los líderes nos atrevamos más a traer estos conceptos al interior de las empresas, a veces se hace necesario deconstruir muchas ideas que están instauradas en nuestros contextos y creemos nuevas realidades. Los resultados cuando se abordan estas ideas son muy positivos para la organización, pero lo más importante es entender que el amor es lo que más mueve a los seres humanos.